h1

Dos tanques de guerra llamados “Fray Bentos”!!!

Es muy difícil imaginarse lo que no se ha vivido. Los cuentos, las anécdotas, los documentos, resultan ser fríos al momento de captar la inmensidad del impacto de algo que hizo sufrir o gozar a alguien en el pasado.

Por ello, leer historias de la guerra, cuando “Fray Bentos” significaba mucho más que una marca de corned beef, sino era la diferencia entre la vida y la muerte, entre la desesperación del hambre y un poco más de esperanza al mirar los horizontes llenos de humo entre los gritos de los heridos y el ensordecedor ruido de las bombas y la metralla incrustándose por doquier.

Es así que, al traer estas historias, lo hacemos solamente como una demostración de lo importante que “fuimos” con haber aportado a la cadena de alimentación de las tropas que estaban enfrentadas en los campos de batalla europeos.

No podemos dejar pasar, por su riqueza y por ser realmente demostrativo, el hecho de que un grupo de nueve hombres del ejército británico, al momento de recibir uno de los primeros tanques de guerra que se ponían a disposición como recurso bélico en la Primera Guerra Mundial, optara por ponerle de sobrenombre a su flamante F-41, nada menos que “FRAY BENTOS”, porque se sentían dentro de esa carcaza, como carne enlatada de lo que comían todos los días.

Tanque Fray bentos en Berlín

El tanque "Fray Bentos" es paseado como trofeo de guerra en Berlin,Alemania. Diciembre de 1917.

No podemos tampoco, atribuirnos la autoría de esta nota, porque está enteramente basada en informaciones que nos han hecho llegar colegas investigadores europeos, a través de los “foros” que, entusiastamente, realizamos vía Internet, intercambiando testimonios, informaciones, fotos y detalles de la gran riqueza documental que nos ha quedado como patrimonio.

LA AVENTURA DE GUERRA

CON EL TANQUE “FRAY BENTOS”

EN LA 1a. GUERRA MUNDIAL.

________________________________________________

Autor: Rene Boretto Ovalle

Uno de nuestros informantes principales ha sido el Sr. Chris Baker, propietario de la empresa británica Milverton Associates Limited que se dedica a la investigación de detalles de batallas y acciones de los ejércitos británicos en Primera Guerra Mundial (1914-1918) y recoge información histórica fidedigna de los soldados que lucharon en ella. La tarea de la empresa se realiza a través de la Great War Family Research (Investigaciones familiares de la Gran Guerra), que ofrece una serie de páginas web de gran calidad, jerarquía e información.

El Sr. Chris Baker, es ya un reconocido investigador en los círculos de los estudios de la historia militar en su país. El nos ha enviado esta nota y sus comentarios, lo que agradecemos públicamente.

Nos dice el Sr. Kris Baker:

“Quise compartir este cuento único e interesante de un tanque y su equipo durante la Tercera Batalla de Ypres, en agosto de 1917.

Justamente al sur de San Julien y cerca de la Colina 35, los Alemanes habían destruido varias compañías de ejército británicos cuando ellos asaltaron los puntos estratégicos y trincheras en la región.

Ocho tanques de Mark  IV pertenecientes al llamado Batallón “F” del Cuerpo de Tanques británico marcharon en apoyo de la infantería para atacar y tomar las líneas alemanas. Los tanques,  habían tomado la letra ‘F’ para identificarse con sus respectivos nombres. Los tanques eran: “Faun”, “Fay”, “Fiducia”, “Foam”, “Fritz Phlattner”, “Fiara”, “Fairy” y “Fray Bentos”.

El grupo de tanques salió a cumplir su misión a las 4.45 de la mañana el 22 de agosto. El tanque F 41 llamado “Fray Bentos”, estaba bajo el mando de un teniente llamado G. Hill.

Cada tanque tenía un punto asignado en la línea alemana para asaltar. El comandante de batallón, el Capitán Richardson había optado liderar la avanzada a bordo del F 41 “Fray Bentos”. Los defensores alemanes ubicados en un punto alto al que llamaron ‘Gallipoli’ comenzaron a defenderse con ametralladoras de gran calibre y las balas de rifle comenzaron a  zumbar por todos lados y rebotaban contra las placas de hierro de los cascos de los tanques.

El teniente Hill, al mando del Tanque “Fray Bentos” fue herido en el cuello y el comandante Richardson que estaba en la tripulación del “Fray Bentos” intentó tomar la delantera para dirigir el ataque con tan mala suerte que cayó en una trinchera abandonada , quedando a disposición del fuego alemán.  La infantería alemana de inmediato rodeó por los flancos al “Fray Bentos” y lo incendió. El comandante Richardson intentó salir del tanque y buscar ayuda, pero el fuego era demasiado intenso. Otros dos tripulantes intentaron salir fuera para intentar sacar el tanque de la zanja, pero uno de ellos murió en el intento. El tanque atrapado estaba a unos 500 metros delante de la Brigada 44 de Montañeses quienes intentaron asistir al tanque, pero no lo consiguieron y perdieron como 60 hombres. Las unidades Scottish Rifles y Black Watch  relevaron a los Montañeses, con pérdida de muchos hombres sin lograr avanzar más que 100 metros.

La tripulación del “Fray Bentos” usaba sus armas para atacar como podía a los alemanes, convirtiéndose en un verdadero bunker metálico. Los británicos en este punto, pensaron que el tanque había sido capturado por los alemanes y comenzaron a disparar ellos mismos sobre el tanque atrapado. Un Sargento de la tripulación del “Fray Bentos, llamado Missen se deslizó valientemente y salió, esquivando las balas de los francotiradores y el fuego de ametralladora para alcanzar las líneas británicas e informarles que la tripulación aún estaba viva y luchando.

En estas circunstancias y teniendo en cuenta que los alemanas disparaban constantemente desde la Colina 35, la situación era desesperada y horrible. Varios hombres de la tripulación del tanque estaban heridos y requerían asistencia médica.  El calor de agosto, el humo, la incómoda ubicación del tanque caído dentro de la trinchera, debe haber sido terrible.

Los otro siete tanques continuaron cada uno con lo suyo, tratando de alcanzar sus propios objetivos. Sin radios, ellos no tenían ninguna idea que le estaba pasando al F 41. A la noche del día 23, las tropas alemanas se precipitaron sobre el tanque tratando de ingresar a él por la escotilla superior, pero los tripulantes, encerrados y sólo con sus revólveres, lograron ahuyentarlos. Los alemanes entonces se empecinaron contra el tanque disparándole constantemente y procurando traspasar la armadura con sus balas.

La tripulación se aguantó hasta la noche del 24 de agosto y el comandante Richardson ordenó intentar abandonar el tanque y llegar a las líneas británicas, lo que consiguieron todos sin perder un solo hombre. Las tropas escocesas estaban alborozadas y maravillados por la valentía de los tanquistas. El comandante Richardson, ya a salvo en sus propias trincheras, podía ver la infantería alemana como un enjambre alrededor del tanque que pronto fue incendiado para inutilizarlo totalmente.

El grupo del tanque “Fray Bentos” se había aguantado durante sesenta horas en la trágica circunstancia. La tripulación estaba formada por dos oficiales, seis soldados que fueron heridos y uno que fue muerto. Concedieron a los dos oficiales y el muerto la Cruz Militar, y a los demás el DCM y la Medalla Militar.

El ataque total falló. Los otros siete tanques, todos excepto uno fueron dañados o destruidos y uno se hundió en el fango.

Después de muchas tentativas, la 55a. División finalmente capturó ‘Gallipoli’ el 20 de septiembre de 1917.

!Qué historia!. Tomé estos datos de uno de los libros fabulosos de Spagnoly y Smith “Cameos of the Western Front – Salient Points Two” – el que recomiendo para algunas historias increíbles alrededor de Ypres y el Somme durante la Primera Guerra Mundial.”

Una lata de corned beef Fray Bentos como el que se consumía en la Primera Guerra Mundial.

Una lata de corned beef Fray Bentos como el que se consumía en la Primera Guerra Mundial.

UN EJEMPLO DE HEROICIDAD. El comportamiento de la tripulación y esos tres días donde el tanque “Fray Bentos” recibió la atención en este episodio, tuvo impacto muy fuerte, dado que los soldados británicos, encendieron sus entusiasmos y  adoptaron esto como un claro ejemplo de heroísmo. Los alemanes, por su parte, capturaron para sí el tanque y lo llevaron a Berlín, donde fue paseado (hay fotografías) por las calles como un verdadero trofeo de guerra, siendo mostrado como botín de guerra al Kaiser Wilhelm II en Kreuznach, en la Navidad de 1917.

El acto heroico con que se rodeó al nombre del “Fray Bentos”, hizo que cuando hubo que reponer una nueva unidad, se le diera el nombre de “Fray Bentos II” teniendo ésta destacada actuación en la Batalla de Cambrai en noviembre de 1918.

INFORMACION SOBRE YPRES.

Ypres era una posición clave durante la primera guerra mundial porque formaba parte del camino principal planificado por Alemania a través de Bélgica y Francia del Norte (el Plan de Schlieffen).

Además, la neutralidad de Bélgica había sido garantizada por Gran Bretaña, por lo que la invasión de Alemania a Bélgica trajo como consecuencia que el Imperio británico, incluyendo Canadá,  entraran en la guerra.

El ejército alemán tomó como lugar de defensa de sus líneas a la ciudad de Ypres. Para contraatacar, fuerzas británicas, francesas y aliadas hicieron avances costosos de la ciudad de Ypres en las líneas alemanas sobre las colinas circundantes.

En la Primera Batalla de Ypres (el 31 de octubre al 22 de noviembre de 1914) el ejército británico capturó la ciudad de los Alemanes. En la Segunda Batalla de Ypres (el 22 de abril al 25 de mayo de 1915) los Alemanes usaron el gas tóxico por primera vez sobre el Frente Occidental (ellos lo habían usado antes en la Batalla de Bolimow el 1 de enero de 1915) y lograron capturar las colinas altas al este de la ciudad. El primer ataque de gas ocurrió contra el ejército canadiense, soldados británicos, y franceses; inclusive contra soldados metropolitanos franceses así como tirailleurs sénégalais como algériens de África francesa. El gas usado era el gas de Cloro. El gas mostaza, también llamado Yperite (tomado del nombre de esta ciudad), también fue usado por primera vez cerca de Ypres en el otoño 1917.

Las ruinas de Ypres – De  estas batallas, la más sangrienta, costosa en sufrimiento de humano y más conocida, fue la Tercera Batalla de Ypres (el 21 de julio al 6 de noviembre de 1917, también conocida como la Batalla de Passchendaele. Allí, los Británicos, canadienses y fuerzas de ANZAC reconquistaron el espacio llamado Passchendaele,  al este de la ciudad con un costo terrible de vidas. Después de los meses de lucha, esta batalla causó casi medio millón de víctimas a todos los contendientes, y como resultado se obtuvieron sólo algunos kilómetros de tierra para las fuerzas Aliadas. La ciudad de Ypres, fue casi borrada del mapa por el fuego de artillería.

La participación del tanque “Fray Bentos”, fue justamente, en esta última instancia, donde fue capturado por las fuerzas alemanas en octubre de 1917.

MAS REFERENCIAS. Puede hallarse referencias sobre este tema, en internet, en:

·       A company of tanks – Watson, William Henry Lowe, 1891-
Keywords: Great Britain. Army. Royal Tank CorpsWorld War, 1914-1918 — Personal narratives, BritishWorld War, 1914-1918 — Regimental histories Great Britain Royal Tank Corps

A %d blogueros les gusta esto: