h1

La iglesia anglicana en Fray Bentos.

ANTECEDENTES DE LA IGLESIA ANGLICANA EN LA REGION. Buenos Aires por su situación geográfica y por ser el centro de las actividades sociales, culturales, comerciales e industriales más importantes de la región oeste sudamericana, pronto se convirtió en el centro oficial de una diócesis enorme e indivisa

Como capital de una progresista nación y como la más importante ciudad comercial del continente, Buenos Aires era el puerto final y objetivo de las líneas de vapores europeos y obviamente se convertía en el punto de inicio de todo proyecto importante a realizar en la región, tal cual fue el de la extensión de la red de ferrocarriles, penetrando el país en todas direcciones y, consecuentemente, llevando con las obras de este crecimiento comercial e industrial, a gran cantidad de fieles de esta congregación. De hecho, entonces, la St. John’s Church se convirtió en la “catedral anglicana”, a donde concurrían los fieles de toda la región para los bautismos, casamientos, registro de defunciones, etc.

El Obispo Waite H. Stirling desarrolló una estrategia para la atención pastoral de los miembros de la Iglesia Anglicana que vivían en la Provincia de Buenos Aires. Comenzó en 1881 con el nombramiento del Reverendo J. H. Gybbon-Spilsbury, radicado en Flores, quien debía viajar por la Provincia visitando a los miembros de la Iglesia Anglicana.

  Historia de la IGLESIA ANGLICANA en Fray Bentos.

 Los antecedentes de la iglesia anglicana, no pueden escindirse de la acción de los propios fundadores de la ciudad quienes tanto como habían determinado un espacio para la ubicación de una iglesia católica (disponiendo en el propio documento de donación de los terrenos al gobierno nacional para crear el poblado que “la iglesia que se haga en dicho lugar se hará bajo la advocación de Nuestra Sra. Del Pilar”) también adoptaron decisiones respecto a la presencia de un templo para la iglesia protestante.

De hecho, Santiago Lowry decidió en junio de 1869, la donación de un terreno destinado a la construcción  de este templo y una escuela de letras. El aporte se hizo directamente al gobierno de S.M. Británica, “para el fin que queda indicado, que este terreno lo dona libre de todo gravamen, como de la contribución directa por tenerla satisfecha, , con entradas, salidas,  usos, derechos, costumbres y demás cosas anexas que de hecho y de derecho puedan corresponderle…”

También por donación de Lowry, la comunidad protestante contaría con un predio en el terreno previsto para Cementerio, que recién pasó a tener una administración por los propios interesados, en el momento que crean una institución civil llamada “Sociedad del Cementerio Protestante de Villa Independencia”, con personería jurídica desde el 26 de octubre de 1889.

 Revd Theophilus Fredric Schmid [TFS] Anglican Chaplain at Fray Bentos, Salto and Concordia 1867-1874

  En noviembre de 1875 el señor Richard Croker, designado capellán en Fray Bentos por la SAMS, luchaba por obtener permiso para trabajar en este lugar, a pesar de las dificultades que le traía la situación bélica en ese momento.

El Sr. Croker siguió desempeñándose visitando con mucha fidelidad a los estancieros ingleses de toda la zona, bautizando, celebrando la Eucaristía, e instruyendo en el Evangelio a cuantos podía.

En setiembre de 1878 llegó el Rvdo W.H. Shimield para hacerse cargo de la capellanía y después de él se sucedieron otros capellanes que siempre atendieron su trabajo en este lugar.

En 1886, por decisión del Obispo, el Reverendo Robert Allen, procedente de Bahía Blanca, se radicó Fray Bentos, Uruguay, donde permaneció hasta 1891.(*) Sin embargo los registros de bautismo demuestran que continuó atendiendo a los residentes en el campo de Buenos Aires, realizando frecuentes viajes.

La congregación era básicamente nutrida con los empresarios y trabajadores del frigorígico “Liebig” quien construyó un templo para su comodidad. Según la información recogida en “ The Anglican Church in South America”, por el Rev. Edward Francis Every, D.D., en la ciudad se atendía en un principio a muchos británicos pero como consecuencia del crecimiento del saladero Liebig, a la fecha de esta trabajo (1915), la mayoría pasaron a ser alemanes, obligando al celebrante a celebrar en cualquiera de ambos idiomas.

En un principio, la iglesia era sostenida directamente por el gobierno británico, aunque después paso a ser mantenida por la institución llamada South American Missionary Society. “Al tener Tan poco trabajo aquí, el Capellán amplió la zona de su actividad regligiosa, trasladándose a lugares cercanos como la gran congregación británica en Conchillas e inclusive en Paysandú, donde también había fieles, trabajadores de la empresa Middland del ferrocarril.

Adicionalmente, hay necesidad de atender a estancieros ingleses y anglo-uruguayos y sus familias, que se encuentran desparramados por todo el país.

 Durante la Guerra Mundial los capellanes se ausentaron pero un grupo de fieles, sobre todo de la familia Gepp, mantuvieron el trabajo y el templo.

En 1971 con la venta de la fábrica y el retorno de la mayoría de los ingleses a su tierra, la Iglesia fue decayendo hasta quedar prácticamente abandonada. El gerente de la Liebig comunicó al obispo en Buenos Aires la situación para que él se hiciese cargo de la misma de lo cual no hay pruebas, salvo que en ella funcionaron temporalmente otras congregaciones cristianas como la Bautista y la Valdense.

 

(*) Extraido de “ The Anglican Church in South America”, por el Rev. Edward Francis Every, D.D.

A %d blogueros les gusta esto: